Número 77

Acrakega: bienvenido a este lugar...

Yibor Kojo Yibor

La dinastía Tunnmaa, Mantse Ayi, Mantse Ayikuma Teiko Bah hasta Nii Takye Adama Latse II, fundadores de este lugar, lo que era antes y cómo se convirtió en este lugar, de todas formas a tu ritmo. Éste es el lugar en el que todo es nada y nada es todo, como si este lugar escardara magia, mágico como son todas las cosas para todos los pueblos, especialmente sus lugareños. La vida y la muerte está de pie con los brazos en la cintura cerca de farolas famosas día o noche esperando pacientemente a alguien con quien sostener una conversación placentera, dosis de realidad, como probando micro, probando micro, probando sonido y música llameando desde tiendas de abarrotes y bares de bebidas dentro de Lavender Hill —Mantse Agbona — Akotolantey. Vendedores callejeros y no ambulantes cantando un soliloquio infinito dentro de Niiboy Town, New Town y James Town. Sabios y legos calculando el valor en gris de la corbata en sus cuellos. Este lugar donde lo que es, es lo que es, y así es justo como es. Este lugar de sueños, como sueños negros, sueños cafés, sueños grises e incluso sueños blancos simbólicos para las embajadas y comisiones de altura, que regularmente tienen rocas y botellas de agua en lugar de hombres haciendo fila para comprar cupones ordinarios para pastura más verde. Más o menos sueño bomba de tiempo, sueños de sudor y lágrimas, sueños vividos y sueños muertos todos revueltos en el sueño de una nación alias visión agenda alguna cosa alguna cosa. Este lugar de estructuras viejas y nuevas como escultura, Edificios construidos por fisicoculturistas atascados en el suelo como la deuda del gobierno acumulada meticulosamente para que el siguiente gobierno la herede con gracia, Una rotación que en cuatro años será heredada otra vez por el mismo gobierno, un ciclo sin fin que es sobre lo que este lugar está construido, una especie de ciudad debajo de la ciudad. Otros edificios alzándose y surgiendo repentinamente como criaturas vivientes, te digo que este lugar sin duda te aterrará, esta jungla de concretos. Recuerda estos dos tamborileros marcando los movimientos de la gloria y la vergüenza, las victorias y las víctimas, los momentos de lágrimas y gozo hasta que alcancemos el lugar para convocar a un pueblo con un destino común. Este lugar no necesita a nadie que hable por él, como las voces y los ojos y las sombras de quienes estuvieron aquí antes que nosotros, así es las calles y los edificios y los ritmos y su gente no necesita a nadie que comparta su historia, pero para hacer esto, que quienes lo necesiten oigan, vean, prueben, huelan y sientan, que primero comulguen con vino y tomen la cena con los ancestros para quienes vivimos y muévanse y tengan algo de paz. Este lugar de tiempo nulo y tiempo útil, en otro tiempo y en algún tiempo, tiempo para quedarse y tiempo para partir, el tiempo correcto y el tiempo incorrecto, el mejor tiempo y el mal tiempo, su tiempo y nuestro tiempo, tu tiempo, mi tiempo, Algún tiempo, cada tiempo, tiempo vertical y tiempo zona de horror. Aquí presentes están padres y madres, hermanos y hermanas, niños y bebés incluso los nonatos al esperma y el pensamiento de un nacimiento invócalos a todos, pues son ellos quienes caminan los rincones y callejones de este lugar por la noche y durante el día. Tú sólo sostienes las llaves para desafiar el mito de este lugar a quienes están del otro lado. Antes de que la noche llegue deja que las noticias del nacimiento del día se asienten en el ayer y el mañana, que el hoy está aquí. Bienvenido a este lugar, bienvenido a Acra, ¿puedo ayudarle en algo?

Traducción del inglés:
Max Manzano